¡Y volvimos al Camino!

Camino de Santiago 4

¡Y volvimos al Camino! Este año me he ido a hacer el Camino de Santiago con mi hija Marina. Me hacía una ilusión especial poder compartir esta experiencia con ella y ha sido una gran satisfacción hacer unas etapas del Camino las dos juntas. El Camino me ha regalado sus miradas de complicidad, sus abrazos cariñosos, sus risas contagiosas y su tenacidad en seguir adelante.

Empezamos en Nájera y pasamos por Santo Domingo de la Calzada, Belorado, Atapuerca y finalmente llegamos a Burgos.

Iban desapareciendo los paisajes con viñedos de la Rioja para ir apareciendo paisajes con campos sembrados de cereales de Castilla - León. Los molinos de viento, con grandes aspas, siempre presentes en cualquiera de las direcciones a donde mirásemos.

camino de santiago instagram

Como ya os comentaba en mis posts ¡Buen Camino!, Se hace camino al andar y Conectando con el Camino, el Camino de Santiago representa para mí una fantástica oportunidad para conectar conmigo misma, sumergirme en mis pensamientos, mis diálogos internos, mis ilusiones, mis dudas y mis reflexiones. Poder compartir con mi hija estos momentos de introspección, de fluida imaginación, y de tranquila exploración, ha sido de lo más gratificante.

Y ahora tengo un sentimiento de gratitud. Agradecimiento por sentirme una afortunada.

Yo me despido, deseando volver al Camino. El próximo año volveré con mi hijo Oriol. ¡Os seguiré contando!

¡Buen Camino!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *